Skip to main content

La política vista con respeto a través de la educación

Aun en la actualidad existe gran número de temas que siguen siendo tratados con un aire de tabú, que solo conduce a la ignorancia de los mismos por desconocimiento, y entre ellos podemos mencionar el cultivo de semillas feminizadas de marihuana, la política en el ambiente educativo, el porno, entre otros. 

En este momento nos enfocaremos en la política en el ambiente educativo y solo por el simple hecho de que todo estudiante se encuentra en el derecho de conocer todo lo que sucede en su entorno, para lo cual se debe manejar dicha información con neutralidad adaptada a cada etapa evolutiva del mismo. 

De acuerdo a la RAE, esta establece el concepto de adoctrinar como el acto de inculcarle a una persona ciertas creencias o ideas, las cuales podrían encontrarse relacionadas con el ámbito político, religioso, con las clases sociales, entre otros. Y posiblemente mucho aún lo ponen en duda, pero sigue sucediendo. 

Adoctrinar no resulta un término de reciente data, pues ya desde 1963 se encontraba acuñado, pero lo que no resulta tan habitual es hacer referencia a la manera en cómo esta acción repercute en quien lo recibe, y en este caso, en los estudiantes. No hay que dejar de un lado que en los niveles educativos en los que se evita tal tema solo se encuentran menores de edad, con lo que se convierte en un material altamente sensible para ser manejado de forma indiscriminada. De esta manera una opinión de un docente o de un padre manejada de forma poco adecuada podría enfrentar posiciones debido a las diferencias que percibe el estudiante que de paso se encuentra en formación. 

Para un desarrollo sano y adecuado sujeto a la evolución regular, los niños requieren un entorno de protección y seguridad desde sus primeros años. De manera que, más allá de caer en los cuestionamientos o encasillarnos en alguna posición, el medio en el que se encuentra un niño debe estar nutrido para que este pueda alcanzar su madurez de una forma saludable. En ello se encuentran involucrados desde el sistema familiar, el sistema educativo, y por supuesto el sistema social. 

¿Qué información debe ser bien manejada?

Acostumbramos a realizar comentarios que suelen resultar normales por la constancia en la que se hacen como, determinados comentarios en contra de la policía, los profesores o padres. Con ello solo ponemos en duda la confianza que el niño haya alcanzado de los profesores o de los demás entes que pueden encontrarse al servicio de la sociedad. Es decir, en la bondad que pueda tener un profesor al momento de educar, en la seguridad que se pueda esperar de la policía para protegernos, o en el afecto que los padres puedan brindar para cuidar y educar.

Debemos insistir en la calidad de los mensajes que transmitimos y recibimos a diario, tanto adultos como niños del entorno, en conjunción con el estado emocional con el que dicho acto se produzca, y con ello evitar algún tipo de afección familiar, social, económica o laboral. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *