Skip to main content

Más empresas utilizan políticas para la no implementación de materiales tóxicos durante la fabricación de las joyas

En la actualidad existe un gran número de empresas que han unificado sus criterios en cuanto a la fabricación de joyas y han logrado eliminar dos sustancias tóxicas como lo son el tricloroetileno y freón, cesando de igual forma la emisión de otras sustancias como el ácido sulfúrico, ácido nítrico y el cianuro.

Como resultado de esta iniciativa y  además de reducir los riesgos ambientales y laborales, las empresas pueden reducir en gran cantidad los residuos peligrosos que antes generaban, así mismo evitar el consumo de sustancias peligrosas logrando de esta forma un consecuente ahorro monetario.

Las empresas grandes y pequeñas que se especializan en la fabricación de joyas y que se han popularizado en el mundo como Tous Rosa, bien sea por sus cadenas, aretes, pulseras y demás accesorios de plata, oro y chapadas en oro, han implementado diferentes procesos de producción  que buscan mejorar la calidad del ambiente de los trabajadores y del producto final.

Uno de los elementos que se busca reducir con esta iniciativa conservadora es el TCE o tricloroetileno, el que se utilizaba como desengrasante para limpiar los residuos luego de la operación de pulido. Según estudios realizados, se podía utilizar hasta 200 litros de este componente al año. El TCE causa alteraciones hereditarias, dermatitis, daños neurológicos y respiratorios, así como irritación en la piel y las mucosas. También es un compuesto orgánico volátil y no se forma de manera natural.

El freón es otro elemento que se ha buscado eliminar de los procesos de fabricación, ya que se trata de un clorofluorocarbono o CFC que degrada la capa de ozono, el cual se debió eliminar a finales de 1995. Este elemento se utiliza para el secado, pero se sustituyó por otro halógeno,  para lo cual se diseñó un sistema eléctrico de secado mediante aire caliente a alta presión. Los daños de este elemento se clasifican en diferentes tipos, pero los principales riesgos del freon suelen ser ambientales, como por ejemplo el deterioro de la capa de ozono, así como la utilización del mismo en espacios reducidos puede causar asfixia, irritación de la piel o mucosas y hasta pérdida del conocimiento.

El cianuro es utilizado para el recubrimiento abrillantado de las piezas de joyería. Durante los procesos tradicionales, se emplean  cestas donde se depositan cuentas de metales preciosos, que se procesan en una solución concentrada de peróxido de cianuro. Al agotarse la solución, el material precioso es extraído de la solución, gestionando el desecho del cianuro por el sistema de acueducto convencional. Todos estos compuestos son muy tóxicos y además son de acción rápida. Con una exposición aguda de esta sustancia se pueden causar diversos daños que dependen de su concentración, entre ellos: náuseas, vértigos y hasta un coma profundo.

Otros esfuerzos que se han implementado para la prevención de la contaminación ambiental, es la eficacia de los circuitos cerrados de cobre y oro, donde muchas empresas instalaron sistemas de recuperación de la plata. También se eliminó la solución y el baño de niquel por completo. La recuperación del rodio se hizo a partir del sistema de depuración de las aguas residuales, que luego se venden como chatarra y así se puede reducir la generación de residuos, para lo que ahora se vierte sólo agua y aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *